Mucho tiempo sin pasar por este lado de wordpress, el de administrador. Ya es tiempo de resucitarlo. Al menos para comentaros el último uso que he descubierto esta misma tarde. La cosa tiene que ver con la aplicación Garageband en su versión para iPad. Recién salida del horno no dude en descargarla al comprobar felizmente que era compatible con la primera versión de la tablet y el increíble precio.

Nada más probarla muy por encima descubrí que era un pedazo de aplicación. Muy completa, sobre todo en los instrumentos de teclado, y con muchísimas posibilidades de convertirse en el estudio de grabación más compacto jamás inventado. Ya se sabe que no ofrece calidad musical de 24 bits pero para hacer maquetas y pequeñas composiciones es ideal.

Y ahora viene la guinda del pastel. El gran tamaño de la pantalla del iPad hace que sea bastante cómodo interactuar con los distintos instrumentos y la integración del volumen utilizando el acelerómetro es una genialidad a las que los de Cupertino nos tienen acostumbrados. Pero… (siempre hay un pero), para un control total del sonido no hay nada mejor que unas teclas “de verdad”.

Desde hace unos cuatro años utilizo un teclado Korg K61 midi para utilizarlo con Garageband en su versión de Mac OS X y la verdad es que estoy muy contento con él por lo que lo primero que pensé es que si lo podía utilizar con la versión de iPad sería genial. Pues manos a la obra. El sábado me pongo a mirar en webs la posibilidad de conectar teclados midi al iPad a través del Camera Connection Kit USB para iPad. Encontré un poco de todo pero en ningún lado se aseguraba que pudiera ser compatible. El caso es que este lunes me decidí a comprarlo y probarlo. Así que me fui a Rossellimac de Almería y me hice con uno. Allí me comentaron que tampoco sabían con certeza si la cosa iría bien o no pero no tenía nada que perder, además de hacerme con el Kit que ya llevaba tiempo deseando comprar. De camino a casa recibo un par de tweets que me bajan la moral. Concretamente este y este. Pero la compra ya estaba hecha.

Y llegué a casa y al conectarlo… BUMMM

Chasco!!

Aparece un cartelito que indica que el Accesorio es incompatible porque consume demasiada energía por el puerto. Y ahora, qué? Pues a darle al coco. Tras unos minutos pensando se me ocurre que si el problema es de ENERGÍA qué mejor que solucionarlo proporcionando corriente EXTERNA al iPad. Mi teclado tiene opción de alimentación por USB y por Adaptador de corriente de 9V. Pero lamentablemente, no tengo en casa ningún transformador con ese voltaje y conector así que sigo pensando y se me ocurre que, tal vez, con un HUB con alimentación se pudiera solucionar el problema. Dicho y hecho. Cojo el HUB Belkin que compré hace años y busco en el cajón el transformador. Lo conecto y al HUB conecto el cable del teclado. De pronto, la lucecita roja se ENCIENDE y compruebo que garageband comienza a sonar a través del teclado. Fantástico!!

Os puedo decir que funciona a las mil maravillas. Los instrumentos de teclado detectan la presión y el resto de instrumentos son gestionados a través del teclado como si estuvieras en la aplicación de escritorio. De hecho, nada más funcionar lo he querido probar componiendo una pequeña canción de prueba. Más abajo podéis comprobar el resultado.

Por cierto, una de las cosas que más me gustan es la composición por secciones. Es una auténtica gozada.

Espero que os haya sido de ayuda.

Un saludo!

CCKit Fussion Jazz

Aquí abajo tenéis las fotos de las conexiones:

Sí, estoy vivo!!!!

La verdad es que no me prodigo mucho por aquí. Es más, si miramos la última publicación en este blog es de agosto del año pasado. Y es que entre el nuevo curro y twitter ha mermado el tiempo que le pueda dedicar a este humilde blog. De hecho, muchos de los lectores ya habrán desistido de tenerme en sus lectores de feeds porque las telarañas son tremendas, casi ni reconozco el panel de control de wordpress XD

Pues varios motivos me llevan a renacer el blog y añadir una entrada. En este caso no se trata de análisis de productos tecnológicos, cosa que hace mucho tiempo que ya no realizo. Creo que existen innumerables blogs que analizan con precisión quirúrgica todo lanzamiento nuevo y lo hacen de maravilla. Así que estas últimas entradas han tomado un cariz un poco más personal, siempre sin olvidar el carácter tecnológico que emana de la fundación del mismo.

Hoy el tema es “Redes sociales”, esa nueva forma de comunicación que está invadiendo como tentáculos a todos los estratos de la sociedad de una forma exponencial. Y es que de un tiempo a esta parte, el crecimiento e instauración de las distintas redes sociales ha sido increíble. Y todo esto viene impulsado por los de siempre: nuestros colegas norteamericanos. Aquí en España nos conformamos con utilizar las redes sociales para comunicarnos con nuestros amigos virtuales (o desvirtualizados, que cada vez hay más reuniones para conocerse). Pero una de las claves para estar escribiendo esto es el descubrimiento de un nuevo servicio similar a twitter descubierto en el último número del maestro Emilcar que se llama Foursquare. Por supuesto me hice la cuenta nada más terminar de oírlo y ya lo he utilizado en alguna ocasión. No está mal. Si alguien quiere profundizar le recomiendo la escucha del mencionado podcast o visitar la página oficial donde explican de qué trata el servicio.

El caso es que, como dice Emilcar en su podcast, aquí en España lo utilizamos entre los conocidos de nuestro timeline para comunicar donde estamos, las veces que visitamos un sitio y poco más. Pero es en Estados Unidos donde realmente se le saca provecho a estos servicios. Son los propios comercios los que están interesados en el uso de estos servicios porque ofrecen descuentos especiales a los usuarios más fieles. Algo así como las tarjetas de fidelización que se pusieron de moda hace unos años y que ofrecen descuentos especiales a sus clientes. Hay muchas cosas de Estados Unidos que no me gustan pero debe ser una auténtica gozada disponer de la tecnología más puntera y ver que la sociedad, los comercios e incluso el estado patrocina y potencia el uso de las tecnologías a un nivel que ni en 10 años nos pondríamos a su nivel.

¿Y el título del artículo a que viene?

Pues ahora viene lo bueno. Preparados que empezamos.

No suelo ser lo que se dice muy optimista en general y es una cosa que no puedo evitar. Siempre veo el lado negativo de las cosas a pesar de reconocer que no siempre esto es así. Es decir, que también valoro lo bueno que ocurre a mi alrededor. Y explicar mi pesimismo me lleva a daros la visión que tengo del futuro de esta sociedad y este mundo que nos ha tocado vivir.

No soy el primero, ni seré el último, que escriba sobre esa gran obra de George Orwell titulada 1984 en la que se habla de un Gran Hermano que lo vigila todo. Ha sido premonitoria en muchas de sus visiones y es increíble como la mente de un hombre en mitad del siglo XX (la escribió entre 1947 y 1948) puede llegar a parecerse tanto a este tiempo que nos ha tocado vivir. Es uno de esos misterios que nos sorprenden a veces. Y es que este Gran Hermano (a pesar de ser también el título de un programa de dudosa reputación) existe y cada vez controla más y mejor a la población que habita este planeta.

Se ha hablado también muchas veces de la cantidad de datos que la todopoderosa Google tiene sobre nosotros. Y a esta compañía le han surgido numerosos competidores o tentáculos o como queramos llamarlo. Pero la cantidad de información que volcamos a la red diariamente sobre nuestros datos personales, direcciones, gustos, costumbres o sitios que frecuentamos (de ahí lo de foursquare) hacen que nosotros mismos, sin querer estemos creando ese Gran Hermano que lo controla todo. Ahora nos parece normal decirle a toda nuestra red de contactos o bien a todo el mundo (en el caso de twitter) dónde estamos exactamente y la palabra mágica que nos han vendido hasta la saciedad: en TIEMPO REAL. Ahí está el peligro. Todo el mundo (bueno y malo) saben dónde estamos y con quién estamos. ¿Véis el peligro o sigo?

Aún recuerdo cuando hace así como un par de años, cuando salió el iPhone y tenía la posibilidad de geolocalizarte aparecieron algunos programas para dar tu posición a tus contactos y saber dónde están tus amigos. Creo que también existía por aquél entonces Google Latitude, que es algo así como este nuevo Foursquare y nos echamos las manos a la cabeza todos (yo el primero, que conste) porque perderíamos nuestra intimidad y todo el mundo sabría lo que hacíamos y dónde estábamos en todo momento. Enseguida se pusieron manos a la obra y daban la “opción” de activar o desactivar la geolocalización.

Y resulta que pasan los años…

Y como todos nuestros amigos usan Foursquare (que conste que no tengo nada en contra del servicio, aunque lo parezca), yo tengo que estar a la última y me hago la cuenta, por supuesto gratuíta y me pongo a decir a los cuatro vientos dónde voy y con quién estoy.

Os parecerá hipócrita que critique esta situación y en cambio no vaya en contra de su uso sino que la siga utilizando, pero es que de vez en cuando deberíamos pararnos un poco y pensar que lo que estamos haciendo tiene un fin que casi en el 99% de las ocasiones es el mero consumismo. Y si a ese consumismo unimos la facilidad que los gobiernos y empresas tienen para tenernos controlados nos da un poco que pensar.

Señoras y señores, el Gran Hermano ha despertado y está cada vez más cerca. Y lo peor de todo es que es imparable. Nos creemos geeks porque usamos la última tecnología pero no estamos más que colaborando en la creación de una sociedad controlada en todos sus ambitos.

Siento escribir esto, precisamente porque creo que no todo es negativo. Pero lo que no podemos pretender es que nosotros mismos abramos la puerta de nuestra vida y luego queramos cerrarla cuando no nos interesa. Cuando queramos dar marcha atrás será demasiado tarde y el gran ojo lo habrá visto todo y sabrá cuál será nuestro siguiente movimiento.

Parece ciencia ficción. Hablaremos en unos años.

Saludos.

 Me encanta… Supongo que la única pega es el SO de windows. Imagináos este cacharrito con Chrome OS y conectividad total. Además, buena batería y lo único que falta: el precio. Algo parecido debería sacar nuestra marca favorita.

Me ha encantado el vídeo. Realmente impresionante el trabajo que hay detrás de una simple portada de revista.

 Estoy enamorado y no es de una manzana. El diseñador del nuevo modelo XC60 de Volvo explica las características de diseño escandinavo que tanto me gusta.

65852443jc8

Acabo de leer una muy mala noticia que jamás hubiera querido ni siquiera escribir. Y es que hace tan solo un mes que conozco un poco mejor a ese gran hombre que se llamaba en los foros de puromac Alexcan.

Trabajaba en una productora de vídeo con su mujer y era aficionado al mundo Apple como muchos de nosotros. Además, otra de sus aficiones era la escalada de grandes montañas. Hace escasamente una semana acudió al Himalaya para enfrentarse a uno de sus sueños de niño como él decía: escalar el K2, ese ochomil tan ratero y peligroso.

Tanto a través de twitter como de los mensajes en los foros ha recibido el apoyo de toda la comunidad que le seguíamos y todos teníamos muchísimas ganas de ver hecho realidad su sueño.

Pero el destino y una columna de hielo que se ha desprendido del K2 se ha llevado a nuestro querido amigo Alexis, justo cuando comenzaba la aventura de su vida con toda la ilusión del mundo.

Desde este humilde blog quiero dedicar este post a ese gran hombre al que todos admirábamos por su valentía y coraje. Va dedicado a su mujer e hijos que sin duda son los que más van a sufrir esta pérdida.

Descanse en paz.

1781-house1x19

Esta mañana me he levantado con ganas de escuchar algo de música y nada más encender el iMac he arrancado iTunes y le he dado al botón mágico de iTunes DJ (que habilitaron hace un par de acutalizaciones, sustituyendo a lo que antes venía en llamarse Sesión Aleatoria) y me ha sorprendido con una fantástica canción de la BSO de la serie House (es lo que tiene acumular miles de mp3 en tu biblioteca, algunas veces alucinas con lo que tienes en ella…). Me ha gustado tanto que he buscado al autor en Spotify y he decidido publicar esta entrada para recomendar al artista.

Se llama Oscar Peterson y es un pianista canadiense de jazz que desgraciadamente nos dejó en el 2007. Además de intérprete fue compositor y en algún que otro tema pone su propia voz, que por otro lado es bastante parecida a la de Nat King Cole.

Oscar-Peterson-a

Espero que os guste y disfrutéis con la escucha de este gran artista. Sí, hoy ha tocado jazz, mañana, quién sabe, igual una de heavy o algo de clásica. Mis gustos musicales no entienden de fronteras. Lo más importante es estar abiertos a todo tipo de manifestaciones musicales, sobre todo si la música está hecha con el corazón y llega al alma (al fina me voy a poner romántico y todo, jejeje).

Os dejo con el gran Oscar Peterson y su perfil en Spotify, al que podéis llegar pinchando en el logo de más abajo:

logo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.