Creo que es una de las mejores canciones que se hayan escrito jamás. El autor es Leonard Cohen, fantástico músico y poeta. Y la versión que veis aquí la hizo Jeff Buckley. Es simplemente genial. No es la mejor interpretación del mundo pero te toca la fibra.

Canción para escuchar una tarde de lluvia o un domingo al atardecer como hoy cuando la estoy posteando.