easyphp01Continuamos con la historia…

El problema que tenía, como dije en el post anterior, era principalmente el espacio en disco. Y es que el bueno de iWeb tiene un funcionamiento interno que quizá no sea adecuado para esto que intentaba hacer. Además del espacio que ocupan los archivos de vídeo de la carpeta Web donde se aloja la página, iWeb crea una especie de copia de seguridad o algo así, por lo que si la página tiene un peso de 8 Gigas, el espacio en disco es 16. Es decir, que se duplica, y como generalmente no solemos contar con mucho espacio libre en nuestro ordenador (por lo menos yo), veía que con que colgara 4 o 5 películas más iba a acabar con mi disco duro lleno. Así que opté por dar un giro radical. En vez de crear el servidor y página web en el iMac ,¿por qué no aprovechar el disco duro de mi portátil, que es a través del que bajo los contenidos, para crear el servidor en él? Con esto, no tendría necesidad de tener el iMac encendido y, además tenía mucho más espacio en disco, ya que solo lo utilizo para almacenar archivos y películas. Pues manos a la obra.

Busqué en internet la forma de crear un servidor y dí con el paquete EasyPHP, el cuál me ofrecía las herramientas para crear el servidor en el PC con lo que me puse manos a la obra. Tras una hora de trastear conseguí crear el servidor al que podía acceder desde el iPhone. Hasta aquí, todo redondo. El problema ahora era la apariencia. Reinstalé en el PC el Dreamweaver del que hice un cursillo hace como cuatro años para crear una web “amigable” en la que pudiera colgar los vídeos. Pero hacía mucho tiempo que no trasteaba con el programita y desistí de esta idea. Probé a colocar los vídeos directamente en la carpeta del servidor y esto funcionó a la primera. De nuevo el hándicap era el aspecto, nada atractivo ya que los vídeos se mostraban como lo hacen en un servidor ftp, en modo lista y sin poder ver una captura de pantalla del vídeo en cuestión. Y como ya sabréis, si me conocéis un poco, es que soy muuuuy perfeccionista y hasta que no consigo lo que quiero como YO lo quiero no paro. Ale, pues a seguir googleando.

Tras un rato largo de buscar y buscar y buscar… dí por casualidad (como suele suceder en los grandes inventos) con una entrada del blog AppleWeblog que hablaba de compartir archivos entre Mac y Windows. En los comentarios de la entrada hablaban de un soft de pago llamado Papaya. Conforme iba leyendo el comentario me iba subiendo por la rabadilla una especie de cosquilleo porque parecía que cumplía todos los requisitos que buscaba. Y todo en un solo programa. Encima fácil de utilizar, una vez más “a la Mac”. No dudé un momento y bajé la versión de prueba.

Nada más instalarlo, probé a arrastrar los archivos de películas que tengo en mi disco externo y “voilá”. Poniendo en el iPhone la dirección interna de mi red se conecta inmediatamente, encima el programa está diseñado especialmente para el iPhone por lo que se ve estupendo.

12

Tienes acceso a los contenidos que coloques en la ventana del programa. Y sin necesidad de copiarlos a ninguna carpeta específica. Él solito se encarga de buscar la ruta del archivo y te “sirve” el contenido que quieras dentro de tu red interna. Todo son ventajas. Fue cuando colgué en twitter el mensaje de mi victoria.

Maravilloso soft que compré acto seguido. Son solo 20 € que pagué gustosísimamente. Ahora os hablaré un poco de este magnífico programa y las posibilidades que ofrece.

Es de compañía Lighthead, los mismos creadores del conocido Caffeine. En su página dedicada ofrece información acerca de las características principales del programa que podéis ver vosotros mismos. De hecho, en la última pestañita (Miscellaneous) habla precisamente de la posibilidad de hacer streaming con el iPhone sin necesidad de sincronizarlo con iTunes. Es increíble, lo que llevaba días buscando existía tal y como lo quería.

6

Aparte de estas características, una de las cosas que más me gustan de este soft es las increíbles posibilidades de “seteo” (una vez más, Puromac) que ofrece. Por ejemplo, puedes crear carpetas dentro del espacio a compartir. Y a estas carpetas colocarle un usuario y password para poder acceder a ellas. O puedes colocar passwords en archivos concretos como películas privadas o fotos que no quieres que los demás vean. Además, otra característica que me encanta es que ofrece la posibilidad de subir archivos a la carpeta que tú quieras (algo así como DropBox pero sin necesidad de pasar por un servidor externo). Por último, y lo que creo que es más importante, permite el acceso a tus archivos desde la red externa de tu router. Es decir, puedes ver tus películas desde cualquier lugar de internet.

Esto es lo último que me mareó un poco y es que el programa hablaba de mapear una serie de puertos que intenté abrir pero no dió resultado, ya que en la página de configuración de mi router no hay ninguna opción que hable de “mapear” puertos y aquí tuve que recurrir a ayuda externa. Me acordé de uno de los amigos (irj1984) que hice en la Campusmac de Barcelona que sabía que trabajaba en una empresa como informático y se me ocurrió pedirle ayuda. Y la verdad es que se lo curró un montón porque bastó un simple email para que me diera la solución. Hice una pequeña prueba con mi hermano que está en Córdoba y funcionó ¡¡¡¡a las mil maravillas!!!! Podía acceder a mis archivos compartidos e incluso descargarlos. Aunque analizando un poco la prueba que hicimos nos dimos cuenta de una cosa. Y es que, desde mi red, el iPhone conecta y baja los archivos perfectamente. Pero al acceder desde fuera tenemos el problema de la “subida” de datos a internet que nuestras queridas compañías de ADSL parece que no quieren arreglar aduciendo razones increíbles. ¿Qué ocurre? Pues que la descarga que hacía mi hermano, aunque tuviera 20 megas de bajada, se ve mermada por la ridícula velocidad de subida de 256K . Esto me hace pensar que si quisiera usar el iPhone TV desde otro sitio que no fuera mi casa sería simplemente IMPOSIBLE debido a esta irrisoria tasa de transferencia.

No obstante, mi objetivo principal, que era crear el iPhone TV en mi casa lo he conseguido con creces, así que me siento muy orgulloso del trabajo realizado. Por eso y por los ánimos de varios de vosotros, he querido compartir en este blog mis hallazgos, esperando que sea de vuestra ayuda.

Incluso, quizá vosotros descubráis otra forma alternativa que mejore incluso el proyecto, lo que me alegraría un montón y os agradecería que lo comunicárais a través de los comentarios.

De nuevo, espero no haberme echo muy pesado con este tostón y me despido de tod@s hasta el próximo post.

Un saludo.