Mucho tiempo sin pasar por este lado de wordpress, el de administrador. Ya es tiempo de resucitarlo. Al menos para comentaros el último uso que he descubierto esta misma tarde. La cosa tiene que ver con la aplicación Garageband en su versión para iPad. Recién salida del horno no dude en descargarla al comprobar felizmente que era compatible con la primera versión de la tablet y el increíble precio.

Nada más probarla muy por encima descubrí que era un pedazo de aplicación. Muy completa, sobre todo en los instrumentos de teclado, y con muchísimas posibilidades de convertirse en el estudio de grabación más compacto jamás inventado. Ya se sabe que no ofrece calidad musical de 24 bits pero para hacer maquetas y pequeñas composiciones es ideal.

Y ahora viene la guinda del pastel. El gran tamaño de la pantalla del iPad hace que sea bastante cómodo interactuar con los distintos instrumentos y la integración del volumen utilizando el acelerómetro es una genialidad a las que los de Cupertino nos tienen acostumbrados. Pero… (siempre hay un pero), para un control total del sonido no hay nada mejor que unas teclas “de verdad”.

Desde hace unos cuatro años utilizo un teclado Korg K61 midi para utilizarlo con Garageband en su versión de Mac OS X y la verdad es que estoy muy contento con él por lo que lo primero que pensé es que si lo podía utilizar con la versión de iPad sería genial. Pues manos a la obra. El sábado me pongo a mirar en webs la posibilidad de conectar teclados midi al iPad a través del Camera Connection Kit USB para iPad. Encontré un poco de todo pero en ningún lado se aseguraba que pudiera ser compatible. El caso es que este lunes me decidí a comprarlo y probarlo. Así que me fui a Rossellimac de Almería y me hice con uno. Allí me comentaron que tampoco sabían con certeza si la cosa iría bien o no pero no tenía nada que perder, además de hacerme con el Kit que ya llevaba tiempo deseando comprar. De camino a casa recibo un par de tweets que me bajan la moral. Concretamente este y este. Pero la compra ya estaba hecha.

Y llegué a casa y al conectarlo… BUMMM

Chasco!!

Aparece un cartelito que indica que el Accesorio es incompatible porque consume demasiada energía por el puerto. Y ahora, qué? Pues a darle al coco. Tras unos minutos pensando se me ocurre que si el problema es de ENERGÍA qué mejor que solucionarlo proporcionando corriente EXTERNA al iPad. Mi teclado tiene opción de alimentación por USB y por Adaptador de corriente de 9V. Pero lamentablemente, no tengo en casa ningún transformador con ese voltaje y conector así que sigo pensando y se me ocurre que, tal vez, con un HUB con alimentación se pudiera solucionar el problema. Dicho y hecho. Cojo el HUB Belkin que compré hace años y busco en el cajón el transformador. Lo conecto y al HUB conecto el cable del teclado. De pronto, la lucecita roja se ENCIENDE y compruebo que garageband comienza a sonar a través del teclado. Fantástico!!

Os puedo decir que funciona a las mil maravillas. Los instrumentos de teclado detectan la presión y el resto de instrumentos son gestionados a través del teclado como si estuvieras en la aplicación de escritorio. De hecho, nada más funcionar lo he querido probar componiendo una pequeña canción de prueba. Más abajo podéis comprobar el resultado.

Por cierto, una de las cosas que más me gustan es la composición por secciones. Es una auténtica gozada.

Espero que os haya sido de ayuda.

Un saludo!

CCKit Fussion Jazz

Aquí abajo tenéis las fotos de las conexiones: