Hoy os presento uno de los temas que más me ha hecho desesperar desde mi switch a Mac y que incluso me ha obligado a “formatear y reinstalar” todo el Leopard OSX (lo que me hizo rememorar, no sin una rabia contenida, mi anterior andadura con las el sistema operativo de las “Ventanas”).

Todos conocemos la aplicación iDVD que viene con el paquete de programas de iLife. Personalmente lo he usado desde siempre porque uno de mis hobbies es el video. La primera vez que lo utilicé ví en el la aplicación que desde hacía mucho tiempo había buscado en mi andadura con windows y no había encontrado. Tiene la simpleza de Apple y la potencia de una aplicación profesional con unos acabados realmente espectaculares.

Por otro lado, quizá no tan conocido hasta que no lo necesitas, está Perian que no es ni más ni menos que una serie de códecs que se instalan de forma gratuíta y hacen que el reproductor de medios quicktime se atreva con una serie de archivos que “de fábrica” no está diseñado para reproducir. Cómo no, el día que lo conocí no tardé en instalarlo en mi sistema para hacerlo más versátil y completo (y encima gratis).

El problema llegó cuando un día me dió por hacer un proyecto nuevo de iDVD y grabarlo en soporte físico. Cuál es mi sorpresa cuando me encuentro que el video se ve “a saltos”, es decir, como si le faltaran fotogramas.

Argghhhh, pero ¿qué he hecho mal?, me pregunté… Revisé todo lo revisable hasta la saciedad. Probé con distintos formatos de entrada, distintos formatos de salida pero nada. En algunos casos el problema era más leve y en otros más acusado pero el video seguá viéndose a saltos. Paradójicamente, el sonido era perfecto y no había ningún salto ni corte. Seguí probando con distintos programas: Final Cut Express, iMovie… hasta que me harté y me puse a investigar en la web.

Encontré una primera solución que no era ni más ni menos que REINSTALAR todo el SOX. Me dió un poco de pena, como he dicho anteriormente, porque me recordaba mis tiempos de desfragmentación semanal y reinstalación trimestral de Windows… pero era lo único que me quedaba por probar. Como tenía copia de seguridad en un disco externo (Dios bendiga Puromac y SuperDuper!) pues nada. No perdía nada con intentarlo.

En unas pocas horas tenía el sistema limpito y listo para probar. Reinstalo todos mis archivos personales y pongo el sistema a punto con los programas necesarios para ponerme a trabajar, con lo cual me pasé por las webs de Perian y de Flip4mac para que el quicktime funcionara al 100%… ESTE FUE MI ERROR.

Puesto todo a punto rezo en primer lugar y después me dispongo a probar el iDVD con la mala fortuna de que ¡¡¡SIGUE FUNCIONANDO MAL!!! Tenía que haberme visto la cara en ese instante porque tendría que ser de película (nunca mejor dicho). Quería tirar el ordenador por la ventana. Por un momento tuve la duda de si Apple y su Mac OSX eran tan buenos como estaba acostumbrado a escuchar en millones de podcasts. Quería morirme…pero entonces surgió en mí el instinto de supervivencia y seguí buscando por páginas y foros… hasta que lo ¡¡encontré!!

En un hilo de soporte de Apple en inglés encontré a un montón de personas que tenían el mismo problema que yo. Dios… GRACIAS. Leí y leí y el maldito problema era una INCOMPATIBILIDAD de iDVD con Perian. El problema se solucionaba simplemente DESINSTALANDO Perian. Madre mía, pensé, la que he liado y la solución es tan simple. Pero en esto de la informática los fallos suelen ser así: pequeños detalles o tonterías que te hacen perder la cabeza.


Me descargué el programa gratuíto AppCleaner para desinstalar en condiciones el programita de la navaja. Pero recuerdo que incluso tuve que entrar en las carpetas de librería de Quicktime para borrar “a mano” los residuos que había dejado Perian. Hecho esto reinicié el Mac y…

…flashhhh…Asunto arreglado.

Me dio tantos quebraderos de cabeza y tiempo perdido (desde entonces no he vuelto a maldecir a ningún programa de Apple) que pensé compartirlo con todos aquellos que usan Mac por si algún día tienen un problema parecido.

No quiero despedirme sin antes tirar de las orejas a Apple por no arreglar este asunto antes y es que de sobra saben, o deberían saber, que los usuarios de Mac de todo el mundo no solo usan los códecs propietarios de Apple sino que “alguno que otro” necesitamos software como Perian para poder reproducir ciertos archivos que tenemos en nuestro ordenador.

Después de tanta parrafada mi consejo es que utilicéis Perian si no vaís a darle uso a iDVD y os gusta Quicktime. En caso contrario, puedes descagar el magnífico reproductor de medios VLC en su versión para Mac OSX para sustituir a Quicktime y asunto arreglado.

Espero que este post sirva de ayuda o simplemente ayude a conocer un poco más este/nuestro Sistema Operativo.

Un saludo.

Anuncios

Creo que se dice así: unpacking o unboxing o unloquesea… vamos lo que toda la vida hemos llamado desempaquetar. Lo que pasa es que en inglés queda más “moerno”

Ahí podéis ver mi definitivo regalo de cumpleaños (la verdad es que se ha adelantado una semanita pero ya no aguantaba más). He dudado mucho sobre qué comprar: primero fue el FCExpress (existe una entrada en este mismo blog), luego pensé en unos altavoces para el iPod, pero los que me gustaban se pasan un poco del presupuesto: son los JBL On Time, una monada. También me dio este fin de semana por el AppleTV que aunque también se pasa del presupuesto creo que es una compra casi imprescindible para el que tiene pantalla panorámica y quiere disfrutar la Alta Definición en su salón sin complicaciones ni relíos de cables y discos. Lo dejaremos para el verano. Finalmente los vencedores han sido los JBL Spot, unos altavoces multimedia de un diseño a la mac, como dirían los amigos de Puromac.

Os comento un poquito mis primeras impresiones de los mismos. Es un conjunto de dos satélites más subwoofer de 36Watios repartidos en 6 por canal para cada satélite y 24 para el altavoz de graves. Tienen la singularidad de poderles cambiar la skin (ya estamos otra vez con el dichoso inglés…) y vienen con dos colores, negro y blanco. La conexión al Mac o el iPod es muy fácil y se hace en unos pocos minutos. Además de tener control de volumen en uno de los satélites (es sensible al tacto como el Touch, no es un botón), también cuenta con una rueda para controlar el nivel del Subwoofer para poder ajustar el nivel de graves a tu gusto.

El aspecto y la construcción son francamente buenos y cuando les coloqué las carcasas blancas y los puse debajo del iMac quedaron de fábula.

Y lo más importante: el sonido. Pues para el precio que tienen (alrededor de los 130 €) suenan bastante bien. El punto más débil que encuentro es en la banda de los bajos, ya que un altavoz de unas escasas 6″ NUNCA va a ofrecer unos graves convincentes. Salvo eso, la banda de los medios y los agudos están medianamente compensadas. La pregunta del millón: ¿son recomendables? SÍ. Además, y me vuelvo a repetir, quedan fenomenáles con el iMac Blanquito.

Aquí tenéis un enlace para ver las fotos del “desempaquetado” completo.

08_large20080115.jpg

Soy un feliz poseedor de un iPod Touch desde hace más de dos meses y desde el primer día que lo encendí me ha hecho sentir que he viajado en el tiempo 5 años hacia el futuro. Es simplemente IMPRESIONANTE. Su interfaz es totalmente revolucionaria y aunque tiene algunos fallos que poco a poco van puliendo con actualizaciones (algunas muy discutidas como la 1.1.3) seguro que me va a seguir dando muchas alegrías durante mucho tiempo, sobre todo ahora que dicen que el 6 de marzo van a sacar el SDK para desarrolladores. A continuación os describo en varios pasos por qué tengo un iPod Touch y no un iPhone jailbreakeado. Si al leer esto coincides conmigo no te lo pienses más ni esperes a que traigan el iPhone 3G ni libre ni nada de eso. Recomiendo la compra del Touch totalmente. Ahí van las razones:

1. Es “casi” un iPhone. Solo le falta el teléfono y la cámara de fotos. Salvo estos dos “detalles” es prácticamente lo mismo. Para gente como yo que utilizo muy poco el teléfono (pago al mes alrededor de 20€ con vodafone), no necesito el iPhone aunque bien es cierto que matas dos pájaros de un tiro al ahorrarte tener que llevar dos aparatos en el bolsillo en lugar de uno.

2. La cámara que incorpora el iPhone no es nada del otro mundo. Ya la mayor parte de teléfonos del mercado llevan una cámara bastante mejor. Además, no suelo fotografiar a todas horas por la calle ni tampoco trabajo como periodista para tener que tener siempre a mano la cámara de fotos.

3. Pues salvo estos dos detalles, el resto de cosas que se pueden hacer con un iPhone las puedes hacer con el iPod Touch. Ya todo el mundo sabe las posibilidades del iPod. Además, recientemente han sacado un nuevo anuncio para dar a conocer al mayor de los iPods y la cantidad de cosas que hace. Podéis verlo en este video (fuente: Faq-mac)

4. Como crítica negativa no podía faltar tengo dos puntos negativos que no me han gustado nada. En primer lugar el cobro de los 17 míseros euros por una actualización que lo único que aporta de verdadero peso es el lector de correo (grandioso). Repito, miserable actitud por parte de la empresa que seguramente le haya reportado una cantidad nada despreciable en sus ya infladas arcas (más de 18000 millones de dólares). Y más coraje me da cuando en la misma presentación (Keynote de Enero) “regalan” a los poseedores del Apple TV su actualización, que seguro que les ha costado mucho más tiempo y dinero a los desarrolladores que la del Touch (me cago en la…)

En su día compré la actualización de Leopard y también como habréis comprobado, los 17 euros del Touch pero a partir de ese día me empezaron a tocar un poco la moral y me estoy pensando mucho volver a PAGARLES algún otro producto como no sea hardware. Los 200 euros que cuesta el Final Cut Express creo que al final no los van a ver. Que les den… Desde que compré el iMac he procurado comprar el software original pero a partir de ahora… el burrito es muy tentador y como no se sigan portando bien, pues…

El otro punto negativo que quería comentar es la “supuesta” dureza de la pantalla del Touch. Después de ver varios análisis y tíos que le hacián perrerías tanto al iPhone como al Touch pensaba que sería muy resistente. Pues habéis adivinado: LO HE RALLADO, aunque solo sea una pequeña muesca de apenas 3 o 4 mm. pero está rallado. Sobre todo se nota con fondo blanco. GRRRRRRRR Estuve pensando en llevarlo al servicio técnico por si me lo podían arreglar pero… al final lo pensé mejor y me quedaré con él como está.

Con este rollo no pretendo convencer a nadie de que el iPod es mejor que el iPhone. De hecho cuando salga en España y bajen los precios seguro que me compro uno. Pero por ahora disfruto mucho con mi Touch.

Como suena: en Córdoba hay iPhones para uso “público” por la calle. Suena raro pero en algo nos hemos adelantado los cordobeses al resto de España, je, je…

Foto detalle en el interior. (más…)

El viernes pasado nos reunimos algunos de los miembros del GUM de Almeria para charlar un rato y, sobre todo, para trastear un poco con el nuevo Macbook Air que un miembro del GUM se compró hace muy pocos días.

A la reunión asistimos: Macjuancho, iMakine, Rafalillo (el dueño del Air), Cincode2, Wozniak1984 y yo mismo. Nada más llegar, miramos todos a Rafalillo para que sacara de su mochila (no, no lo trajo en un sobre, qué pena, hubiera sido de lo más friqui, je, je…) el flamante Macbook Air:
overview_bigair_two20080115.png

Antes de nada, advertir que lo que voy a escribir aquí es mi opinión personal y la de algunos de los miembros que estuvimos en la KDD. No es un análisis exhaustivo, sino la impresión que nos produjo el manejo de este ultraportátil de última generación. Si queréis análisis exhaustivos seguro que encontraréis en la red a patadas.
(más…)

FCE 4.0

Pues lo dicho: ya queda menos para tener en mis manos esta maravilla de software. Concretamente el 10 de marzo (que es la fecha de mi cumple). Cuando lo pruebe os contaré mis impresiones. Hasta entonces, seguiré con la cuenta atrás…